Willo Gallo

Willo nació con el arte en las venas. Trató de usar saco y corbata, pero no era él. Willo era informal, artista, relajado… naturaleza pura. Disfrutaba regando sus helechos, siempre escuchando música y cantando.
Después empezaron los viajes y así comenzó a tomar fotos. A través del lente encontraba el detalle y la belleza. Nos ha dejado, pero tenemos la suerte de tener sus fotos para adornar y embellecer nuestras vidas.
Esta es solo una de las tantas huellas que ha dejado en las personas que tuvimos la suerte de conocerlo.

28/01/1961 – 25/02/2015